Alimentos: Recomendaciones del Ministerio de Salud de la Nación ante la Ola de Calor

9218655166_637c18ddf9_h

Comer liviano y variado, mantener una buena hidratación y tomar ciertas medidas para la manipulación de alimentos es fundamental para prevenir complicaciones en la salud en estos días de altas temperaturas.

Frente a los intensos días de calor que se vienen registrando en el país, el Ministerio de Salud de la Nación brinda algunas recomendaciones relacionadas con la alimentación saludable, la importancia de la hidratación y el consumo seguro de alimentos con el fin de prevenir posibles problemas de salud.

“En estos días de tanto calor es importante consumir todos los nutrientes que necesitamos, no solamente con alimentos sólidos, sino también con una importante cantidad de líquidos, como aguas con o sin gas y jugos de frutas naturales, que además de nutrir contribuyen a mantener una alimentación equilibrada”, aseguró el titular de la cartera sanitaria nacional, Juan Manzur.
.
Asimismo, el ministro de Salud de la Nación afirmó que “el riesgo de enfermedades transmitidas por alimentos aumenta durante el verano”, al tiempo que destacó que “por eso es fundamental tomar algunas medidas para que nuestra alimentación sea segura, especialmente cuando se registran altas temperaturas”.

“Es importante mantener la cadena de frío en los productos perecederos. Si ésta se rompe aumenta del riesgo de que distintos microorganismos contaminen los alimentos, aumentando las posibilidades de que la persona se intoxique”, agregó el funcionario.

A continuación se detallan algunas recomendaciones a tener en cuenta:

  • Ingerir por lo menos de 2 litros de líquido a lo largo del día (agua con o sin gas, jugos y licuados naturales de frutas o verduras). La sed se presenta cuando ya existe cierto grado de deshidratación, por lo cual es indispensable anticiparse a esa sensación.
  • Realizar varias comidas en porciones pequeñas en el día para evitar sobrecargar el trabajo digestivo.
  • Evitar los alimentos muy calientes y los de alto contenido en grasa y sodio, como así también las frituras, que suelen caer pesadas y tienen un proceso de digestión lento.
  • Incluir leche y yogures frescos en la dieta, los que hay que conservar en la heladera para evitar que se rompa la cadena de frío.
  • Reducir el consumo de bebidas alcohólicas y cafeína e infusiones muy calientes.
  • Consumir más frutas y verduras de estación, que además de ser más económicas aportan vitaminas, minerales, fibra y una importante cantidad de agua.

Este verano es temporada de frutas, como ciruelas, sandías y uvas, y de verduras y hortalizas, tales como tomates, calabazas, zapallitos y berenjenas.

Con respecto al consumo seguro de alimentos es fundamental:

  • Al realizar compras, elija primero aquellos productos que no necesitan refrigeración y deje para el final los alimentos perecederos.
  • A la hora de descongelar es recomendable sacar los alimentos del freezer y ponerlos en la heladera. Hay que evitar que se descongelen a temperatura ambiente. Una vez que un alimento ha sido descongelado, no debe volver al freezer, salvo que se haya cocinado.
  • Los alimentos cocidos no deben enfriarse a temperatura ambiente más de una hora. Si no se han consumido durante ese lapso, deben mantenerse en la heladera.
  • No prepare los alimentos con demasiada anticipación. Es preferible mantenerlos en la heladera hasta el momento de servirlos, especialmente las mayonesas o aquellos a base de cremas.
  • Fuera del hogar no consuma jugos o bebidas que no se encuentren en sus envases originales, ni helados de procedencia desconocida.

Ejemplo de menú para los días de mucho calor:

Alternativas para el desayuno y la merienda:
1 vaso de yogur bebible entero o descremado adicionado con 2 cucharadas de cereales, ó 1 fruta o postres a base de leche.
1 jugo de frutas con leche o agua con azúcar o edulcorante, más 2 tostadas ó 4 a 5 galletitas de agua o de salvado con queso y mermelada.
1 vaso de jugo de naranja o de licuado de frutas con leche o agua, y 1 pan de salvado con queso y dulce.

En el almuerzo y cena, se puede elegir entre:

Tomates rellenos con atún o pollo sin piel (para el relleno: atún, arvejas, la pulpa del tomate, arroz y poca mayonesa).
Pollo frío sin piel, carne magra o pescado, acompañado con ensalada completa. Se le puede adicionar una cucharada de aceite de girasol u oliva.
Ensalada de verduras (que contenga huevo, vegetales y jamón o pollo).
Tartas o tortillas de verduras (zapallitos, acelgas o berenjenas).
Salpicón de ave con verduras.
Parrillada de vegetales con una porción chica de carne desgrasada.

Y para el postre:

Helados de frutas.
Ensalada de frutas.
Flan o postre con leche.
Yogur con frutas o cereales.
Gelatina sola o con trozos de fruta.
Frutas frescas.

You may also like...

Información: El sistema de comentarios es para dejar opiniones públicas. Para contactarse con la institución, pedimos por favor utilizar los canales habilitados para este fin, haciendo click en este link. Para consultas relacionadas con el Departamento de Recursos Humanos, recomendamos utilizar el formulario destinado para ello.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>