Electromedicina, un servicio que atraviesa el hospital

El servicio de Ingeniería Clínica (Electromedicina) es uno de los sectores que trabaja día a día en la resolución de problemas del hospital Castro Rendón. Viene desarrollando tareas desde hace muchos años, y está cumpliendo un rol importante en el contexto de la pandemia por Covid.

Cuenta con un equipo de trabajo conformado por 20 agentes y con el correr del tiempo se ha ganado su prestigio.

Jorge Medina, jefe del departamento de Ingeniería Hospitalaria, de quién depende el servicio de Ingeniería Clínica (Electromedicina),  fue el primer bioingeniero en ingresar al hospital Castro Rendón y el primero al ámbito provincial hace 13 años.

Medina, quién fue jefe del departamento de Ingeniería Clínica en los últimos tres años, recuerda que cuando ingresó “se llamaba servicio provincial de Electromedicina y luego pasó a llamarse Ingeniería Clínica, estaba afectado a la subsecretaría de Salud y al HPN” dijo y agregó “en ese entonces era muy pujante tenía su propia inercia y fue creciendo con el tiempo”.

“El servicio comenzó con un taller móvil que recorría distintos hospitales de la provincia”, recordó Medina y agregó “luego se creó la Red de Ingeniería que funciona en la subsecretaría de salud y fortaleció el servicio en los hospitales”

Un trabajo en equipo

El equipo de Ingeniería Clínica del HPN, que cuenta con ingenieros biomédicos y electrónico, bioingenieros, técnicos (electromecánicos, electrónicos, informática y superior en electrónica), auxiliares técnicos y secretaría técnica, se dedica al mantenimiento, instalación  y reparación de equipamientos que van como por ejemplo desde un  tensiómetro analógico, las bocas de gases, los monitores multiparamétrico, bombas de infusión, equipos de rayos, tomógrafos, mamógrafos hasta el nuevo angiógrafo con el que cuenta el hospital.

El servicio está dividido en un sector de administración; uno de ingeniería; uno técnico y un sector de electrónica.

Desde el área realizan el asesoramiento necesario en las compras del nuevo equipamiento médico del hospital y de los centros de salud que dependen de él. Cuenta con dos vehículos para las visitas y un espacio donde se realizan diferentes trabajos. También asiste al hospital Bouquet Roldán.

Ingeniería Clínica (Electromedicina) es uno de los servicios que no descansa y trabaja los 365 días del año con guardias activas y pasivas.

Respuesta en la pandemia

Guillermo Campetella, lleva 33 años trabajando en Electromedicina del HPN, es técnico electrónico y hace dos meses que es jefe del servicio de Ingeniería Clínica.

“Cuando se decide que el Castro Rendón iba a ser un hospital COVID el primer paso fue readecuar la red de gases medicinales, tener un espacio COVID implica entre otras cosas tener aire comprimido medicinal, oxígeno medicinal y sistema de vacío o aspiración central” dijo Campetella y agregó “hubo que instalar por cada cama en la unidad miniductos que tuvieran las bocas para los gases medicinales para poder mover respiradores, el segundo paso fue instalar los respiradores en la unidad COVID en el quinto piso”.

“Nuestro servicio atiende diferentes efectores de la provincia, si bien hay armada una red de ingeniería que lleva unos años en la provincia, el servicio de referencia es el nuestro, por ejemplo los respiradores que se reciben nosotros los armamos, los probamos y si todo funciona bien los enviamos a los otros hospitales como para Cutral Co, San Martín y  Zapala”, aseguró el jefe del servicio.

El trabajo no solo se centra en la Unidad COVID, “el resto de los servicios siguen trabajando y les tenemos que dar respuesta” afirmó Campetella y agregó “tenemos que seguir atendiendo áreas como endoscopia, hemodinamia, neonatología, laboratorio, internación, aunque algunos servicios han disminuido la demanda en esta etapa como los consultorios externos”.

Campetella destacó que “somos un servicio que trabaja ocho horas de jornada laboral normal y cuando se termina se sigue cubriendo con una guardia, el trabajo es durante las 24 horas y los fines de semana queda una guardia también, es un trabajo coordinado y en equipo”.

Una impresora con mucho valor

El servicio de Ingeniería Clínica cuenta con dos impresoras 3D, una recientemente donada por la Cooperadora del hospital. Es una pieza importante dentro del trabajo que realiza el área.

 “Con la impresora 3D empezamos a resolver muchos problemas cuando se nos rompía una pieza o alguna parte de un equipo” comentó Jorge Medina  y agregó “en el contexto de esta pandemia se pudieron fabricar viseras faciales, transformamos máscaras de buceo colocándoles un nuevo porta filtro fabricado con la impresora 3D, hicimos 4 o 5 modelos distintos porque no todas las máscaras de buceo eran iguales, estas cuentan con una protección altísima, son muy seguras  y son para la Unidad COVID”.

Los integrantes del equipo de trabajo de Ingeniería Clínica son: Gabriel Agüero, Francisco Arrufat, Ulises Bazán, Guillermo Campetella, Daniel Coronel,  Débora D´atri, Ulises Espinosa, Federico Gela, José Gutiérrez, Pablo Huerga, Mario Inostroza, Didier Cheuquel, Jorge Mellao, Cecilia Molina, Luis Reyes, Eusebio Rodríguez, Ceferino Sepulveda, Daniel Serrano, Horacio Silva y Soledad Velardez.

Fotos antiguas del sector

You may also like...

Información: El sistema de comentarios es para dejar opiniones públicas. Para contactarse con la institución, pedimos por favor utilizar los canales habilitados para este fin, haciendo click en este link. Para consultas relacionadas con el Departamento de Recursos Humanos, recomendamos utilizar el formulario destinado para ello.

Muchas gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *